Año CXVIII - Nro. 36.370 - Lunes 3 de noviembre de 2003

Espinillo: una plaga incontrolable

El chacai se extiende en miles de hectáreas por la Región de Los Lagos. Su alto costo de eliminación hace que esta plaga no termine. (Marco Vázquez)

Por Graciela Ojeda.

gojeda@diariollanquihue.cl

 

 

Algunos dicen que se ven incluso bonitos, porque tiñen de amarillo grandes extensiones de campo y el borde de la carretera, pero en realidad en el sur de Chile no se ha encontrado un buen uso al espinillo o chacai (Ulex europaeus) y es una maleza incontrolable.

Hasta ahora los intentos de control biológico (introduciendo un insecto que come su semilla) han sido sólo limitados y sólo es posible disminuirlos con un costoso tratamiento vía herbicida o quema, que implica gran cantidad de mano de obra por hectárea.

La ingeniero forestal de Conaf, Alicia Santa María, cuenta que la historia de esta verdadera plaga es que la trajeron a Valdivia los colonos alemanes para hacer cercos vivos con ésta y otras plantas -como la zarzamora-, pero al llegar a Chile encontraron buena tierra y se extendieron de manera prácticamente incontrolable.

Según cuenta, las cortaban y plantaban otras especies, pero éstas se ahogaban cuando crecía el espinillo o chacai. A veces incluso árboles como el pino crecían muy delgados atrapados entre los espinillos.

 

HUMO ESPESO

 

Hasta ahora no se conoce uso benéfico, aunque se sabe que en Nueva Zelandia fue introducido con fines agrícolas y ganaderos, pero posteriormente se transformó en maleza y no se había conseguido una forma eficaz de control.

La mayoría de las personas sólo la descalifica como una maleza inservible que incluso produce un humo tan espeso cuando se quema que a orilla de carretera puede ocasionar fácilmente accidentes por escasa visibilidad. Esta costumbre de quemarlos tampoco es efectiva. Alicia Santa María dice que "a la semilla parece que le hace mejor, el suelo con las cenizas queda con nutrientes que aprovecha la planta para seguir reproduciéndose".

Por eso es que el proceso completo implica quitar las raíces ya quemadas y revisión periódica, lo que hace carísima su expulsión de los campos.

Su rápida y extensa propagación se explica, según Santa María, porque sus semillas están contenidas en una vaina que al secarse se va torciendo y al abrirse expulsa sus semillas a 50 y 60 centímetros de distancia de la planta original, aunque algunos estudios sostienen que las expulsa a dos metros.

 

SEMILLA PERSEVERANTE

 

El espinillo (Ulex europaeus) es una leguminosa arbustiva nativa de Europa Occidental, de enorme capacidad reproductiva, prolongada permanencia de la semilla (puede mantenerse hasta 30 años), rápido crecimiento y ausencia de enemigos naturales, salvo algunos animales menores. Por ser una leguminosa posee bacterias fijadoras de nitrógeno, que le permite sobrevivir por largos períodos y en condiciones extremas.

En 1983, un informe de la Forestal Pedro de Valdivia establecía que el costo de control de esta maleza en Nueva Zelandia fluctuaba entre 500 y 1.000 dólares por hectárea, sin embargo en Chile no existían estimaciones sobre la extensión de esta plaga y que los esfuerzos aislados habían dado sólo resultados marginales.

 

CONTROL

BIOLOGICO

 

Debido a que los métodos convencionales de control de malezas como los herbicidas, corte, arranque y quema, habían probado ser caros y no conseguían el objetivo final, desde 1996 un proyecto intenta terminar con la plaga a través de la introducción de un insecto que podría exterminarlo. El proyecto se ejecuta en la Novena Región y consistió en la traída desde Hawai poblaciones del insecto Agonopterix ulicetella, un herbívoro específico y en 1998 se los liberó para hacer el trabajo.

Los resultados son poco conocidos, pero este tipo de iniciativa tiene un efecto limitado en la maleza.

Uno de los métodos que sí darían resultado es la utilización del herbicida Garlon 4, el mismo que sirve para la murra y otras malezas del tipo, pero que en definitiva son muy costosas para los agricultores pequeños.



Fundado el 12 de Febrero de 1885
© Sociedad Periodística Araucanía
Antonio Varas 167, Puerto Montt, Chile
Teléfono (56 65) 432400