Año CXVIII - Nro. 36.203 - Martes 20 de mayo de 2003

La odisea de la goleta Ancud

Por Manuel Gallegos Abarca.

El 22 de mayo de 1843 abandonó su fondeadero en la bahía de Ancud y aguardó en el sector de Balcacura hasta que amainara el mal tiempo. Al día siguiente, zarpó la pequeña embarcación construida por manos chilotas y bautizada, a petición del Presidente Manuel Bulnes, como Goleta Ancud, en homenaje a quienes tendrían la responsabilidad de tomar posesión del Estrecho de Magallanes, hecho que incorporó el extenso territorio austral bajo la soberanía nacional.

La tripulación que hizo aquel extraordinario viaje estaba formada por 22 personas, algunos marinos, soldados, dos mujeres, un adolescente, Horacio Williams, hijo del Capitán Juan Williams y el voluntario Bernardo Philippi, quienes, después de navegar durante casi cuatro meses, el 21 de septiembre toman posesión del Estrecho en Punta Santa Ana y se disponen a construir el Fuerte Bulnes, donde se quedaría a vivir parte del grupo.

Hace algunos años, me impresionó conocer este episodio de la historia regional, escasamente documentado, y al descubrir la magnitud de la empresa y las difíciles peripecias que debieron enfrentar los tripulantes, gracias al temple y profundo amor por su tierra, sólo comparable a las grandes hazañas llevadas a cabo por férreos y sensibles espíritus que han aportado al desarrollo de la humanidad, decidí escribirla en formato de novela, la que fue publicada con el título de "Travesía Infernal", por Arrayán Editores, y que hoy lleva, felizmente, cuatro ediciones.

Pensé que este hermosa historia debía narrarla el hijo del capitán, Horacio Williams, un joven de quince años que, a través de románticas cartas dirigidas a su amada en Ancud, relatara todos los pormenores de la aventura. Esta es la razón por la que la novela ha gustado tanto a los jóvenes de todo el país, en la que encuentran, además, una manera entretenida de conocer algunos elementos de nuestra cultura sureña, la época, geografía e incomparable naturaleza.

Al cumplirse un año más del inicio de este magnífico e histórico viaje, deseo rendir un homenaje a sus tripulantes, que reunidos en ese sufrido y maravilloso archipiélago de Chiloé y, específicamente, en la ciudad de Ancud, emprendieron una admirable y heroica travesía en beneficio de todos los chilenos.

 

 



Fundado el 12 de Febrero de 1885
© Sociedad Periodística Araucanía
Antonio Varas 167, Puerto Montt, Chile
Teléfono (56 65) 432400