09/05/2004

Pablo Neruda y su esposa Matilde en Puerto Montt

Pablo Neruda captado en Angelmó en el verano de 1967. Su vida era muy intensa.

El 28 de octubre de 1966, Pablo Neruda formaliza su relación con Matilde Urrutia, casándose por el civil en su casa de Isla Negra. El acontecimiento causa gran interés en los distintos medios de comunicación, principalmente en la prensa escrita. Todos los periódicos y revistas enviaron a sus fotógrafos hasta la casa del vate, con un solo objetivo, captar para la posteridad un instante de la ceremonia nupcial.

Mientras la oficial del Registro Civil casaba al poeta, un sinnúmero de reporteros gráficos sitiaban el inmueble. Otros, más osados trepaban por las rejas y los muros de la vivienda. ¡Se trata de una matrimonio privado, de una ceremonia íntima! gritaban enojados algunos amigos del vate, invitados al casamiento. La calma retornó a Isla Negra, cuando los insistentes fotógrafos fueron informados de que recibirían una imagen del enlace matrimonial.

 

Ay vida mía,

no sólo el fuego entre nosotros arde,

sino toda la vida,

la simple historia,

el simple amor

de una mujer y un hombre

parecidos a todos.

 

(No sólo el fuego, Los Versos del Capitán)

 

Días más tarde, Pablo Neruda recibe una carta desde Estados Unidos. Su remitente es Milton Rogovin, fotógrafo norteamericano quien le pregunta al vate en qué lugar podría captar lo auténtico de Chile. La respuesta de Neruda fue inmediata ¡En el archipiélago de Chiloé! Tras un breve intercambio epistolar, Rogovin asegura que viajará a nuestro país y espera que el vate lo acompañe al archipiélago.

 

Durante los últimos meses de 1966, Neruda se encuentra abocado a concluir dos obras: el poemario "La Barcarola" y la pieza teatral: "Fulgor y Muerte de Joaquín Murieta". Con poco entusiasmo el vate aseguraba: "El teatro es ajeno a mí y estoy seguro de haber escrito una pésima obra teatral". Antes que termine el año, se publican dos nuevos libros del poeta: "Una Casa en la Arena", con fotografías de Sergio Larraín y "Arte de Pájaros".

 

Yo, poeta

popular, provinciano, pajarero,

fui por el mundo buscando la vida:

pájaro a pájaro conocí la tierra:

reconocí dónde volaba el fuego:

la precipitación de la energía

y mi desinterés quedó premiado

porque aunque nadie me pagó por eso

recibí aquellas alas en el alma

y la inmovilidad no me detuvo.

 

(El poeta se despide de los pájaros, Arte de Pájaros)

 

 

En el verano de 1967, el vate realiza su tradicional paseo por el sur de Chile. Necesita descansar de un ajetreado año. Cuando está todo dispuesto para emprender el viaje aparece en su casa de Isla Negra, el fotógrafo Milton Rogovin. Neruda queda impresionado por el soporte técnico con que llega el artista. En su equipaje vienen enormes lentes y numerosas cámaras fotográficas. Eso sí, antes de partir hacia Chiloé, el poeta recomienda a Rogovin comprar un paraguas.

 

A mediados de febrero, mientras Puerto Montt celebra un nuevo aniversario de su fundación, Pablo Neruda y el grupo que lo acompaña, entre los cuales se cuentan a su flamante esposa Matilde Urrutia y Milton Rogovin, arriban a nuestra ciudad alojándose en el Hotel Vicente Pérez Rosales, como informaba el diario El Llanquihue, en su edición del 17 de febrero.

 

"Llegamos un día de neblina a Puerto Montt. Neruda viajaba feliz de colaborar con un fotógrafo americano", recuerda James Galbraith, que en aquel tiempo era profesor de inglés en la Universidad del Norte de Antofagasta y formaba parte de la comitiva que acompañaba al vate.

 

Mientras permanecieron en Puerto Montt, Pablo Neruda, su esposa y compañeros de viaje, aprovecharon de visitar la caleta Angelmó, rincón característico de nuestra ciudad y uno de los lugares predilectos del vate.

 

El picoroco encarcelado

está en una torre terrible,

saca una garra azul, palpita

desesperado en el tormento

Es tierno adentro de su torre:

blanco como harina de mar

pero nadie alcanza el secreto

de su frío castillo gótico.

 

(Picoroco, Maremoto)

 

También disfrutaron de las delicias culinarias que se preparaban en la Quinta Hoffmann, ubicada en la isla Tenglo, en donde por aquellos días, se presentaba una exposición de óleos montada por el Grupo Plástico Angelmó. Los asistentes a la exhibición pictórica podían admirar el talento de artistas como Carlos Laroze, Lautaro Alvial, Elizardo Bravo y Hardy Wistuba.

 

El periplo de Neruda en Chiloé es breve. Luego de acompañar algunos días a Rogovin por las localidades de Quemchi y Chonchi, retorna a Santiago con Matilde Urrutia y sus acompañantes. Días más tarde el fotógrafo norteamericano nuevamente lo visita en su casa de Isla Negra. Trae consigo cientos de fotografías captadas en Chiloé, muchas de las cuales formarán parte del libro "Windows That Open Inward", editado en Estados Unidos por White Pine Press y que también contiene selectos poemas de Neruda.

 

En tu remota tierra ha caído toda esta luz difícil,

este destino de los hombres,

que te hace defender una flor misteriosa,

sola, en la inmensidad de América dormida.

 

(Himno y regreso, Canto General)

 

En el prólogo del libro, el vate escribe, asegurando: "Rogovin debía venir a Chiloé para develarnos el sur, la pobreza patética y poética de la madre patria que amamos pero no conocemos. Sus fotografías son el retrato verdadero de la humildad que se pierde en la inclemencia de las islas".

 

 

 

Por Juan Carlos Velázquez Torres

Profesor de Historia

Instituto Alemán de Puerto Montt



Fundado el 12 de Febrero de 1885
© Sociedad Periodística Araucanía
Antonio Varas 167, Puerto Montt, Chile
Teléfono (56 65) 432400