Usted está en : Portada: Crónica
Miércoles 24 de noviembre de 2010
Minvu investiga remate de casas
En tanto el Serviu trata de dilucidar si es válido pagar con nuevos subsidios en el remate de 52 viviendas.

La seremi de Vivienda está investigando el remate de 52 viviendas -la mayoría ubicadas en el sector de Alerce- que a mediados de diciembre realizará la empresa Macal, por encargo del Scotiabank.

Las casas fueron recuperadas judicialmente por la entidad estatal, luego que sus moradores no cancelaron el crédito hipotecario que habían comprometido.

La seremía de Vivienda está tratando de determinar si estas casas fueron adquiridas utilizando alguno de los subsidios habitacionales que entrega el Estado.

"Estamos viendo caso a caso quiénes fueron las personas asignadas y por qué esas casas pudieron estar involucradas en garantías bancarias", explicó Sergio Feres, seremi de Vivienda.

Este fue cauto, en todo caso, a anticipar alguna conclusión sobre este caso. "Yo pedí que se investigara", dijo Feres, quien aún no ha recibido un informe sobre la situación.

La subasta de las viviendas genera una paradoja, ya que mientras el banco tiene la posibilidad de recuperar los dineros que entregó a través del crédito hipotecario -haciéndose del bien raíz en garantía- el Fisco, que entregó el subsidio, no tiene la misma posibilidad y los dineros terminan en manos de la empresa privada.

Esta visión ha sido analizada por algunos personeros del sector inmobiliario, que detallaron el problema a El Llanquihue. De hecho, contaron que los subsidios permitirían "rebajar" los precios mínimos de los remates, ya que esa parte fue cubierta por el Fisco.

En este sentido, Feres aclaró que los subsidios se entregan a las familias y no a la vivienda.

Algunas personas consultadas por El Llanquihue estimaron que una solución a este problema sería que los subsidios sean declarados inembargables. "Sería una solución, pero a quién le interesa otorgar un crédito si no hay una garantía", preguntó.

Feres recalcó que situaciones como esta son las que han retrasado la implementación de la nueva política habitacional, ya que la cartera quiere estudiar las consecuencias de este tipo de casos.

El aún director del Serviu, Alex Winkler, anunció que también están analizando el remate de estas viviendas, pero desde otro punto de vista.

El Serviu quiere determinar la legalidad de que, durante el remate, las viviendas sean pagadas con subsidios en poder de las familias, debido a que el Fisco pide requisitos que, en este caso, son difíciles de cumplir.