Usted está en : Portada: Crónica
Jueves 1 de enero de 2009
Vocación de servicio
El connotado cirujano digestivo ha hecho una labor social ayudando a las personas que poseen problemas de obesidad a lograr encontrar una solución a su problema, ya sea a través de una cirugía o un tratamiento.

Fue catalogado por nuestros lectores como el mejor de los mejores del año 2008 en el área Salud y por méritos no se queda.

Félix Raimann La Manna es un connotado cirujano digestivo. El amor a su profesión, claramente, la heredó de su padre, el doctor Félix Raimann Neumann, quien dejó de existir este año.

El doctor Raimann La Manna fue el creador del Centro Integral de Tratamiento de Obesidad (CITO), luego de que el especialista vio la necesidad de formar un equipo multidisciplinario para ayudar a que el paciente obeso recobre su salud, no sólo a través de una intervención quirúrgica, sino también preocupándose de su salud física, psicológica y nutricional.

Es así como hoy el CITO es un centro de renombre en la zona, sobre todo por la ayuda social que brinda a aquellos pacientes que no tienen los recursos para someterse a una cirugía o un tratamiento.

"Yo creo que este premio es un tremendo orgullo. Lo más valioso, para uno como profesional, es el reconocimiento por parte de la gente. Es gratificante para uno, como profesional, la importancia que tiene el valor social de la medicina, ser reconocido por la personas de la zona donde uno trabaja. Esto habla de que uno lo está haciendo bien y es una satisfacción grande. Agradezco a todas las personas que votaron por mí, me han hecho sentir muy bien y me estimulan a hacer las cosas mejor aún", manifestó el cirujano.